Buscar este blog

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Bulla striata

Foto: V. Aparici

Esta vez os presento a Bulla striata, un pariente no tan lejano del ya conocido por vosotros Scaphander lignarius.


Otro molusco opistobranquio cuya concha no puede albergar la totalidad del cuerpo del animal. Suele vivir en fondos rocosos y en las praderas de posidonia, aunque a no mucha profundidad (hasta los 80 m).

De aguas tropicales, lo podemos encontrar desde el Mediterráneo hasta las costas mexicanas.

viernes, 20 de octubre de 2017

La gran lapa

Foto: V. Aparici
Siento decepcionaros si pensais que vais a ver alguna lapa de este tamaño en estas latitudes del Mediterráneo  (y esta no es de las más grandes)Tendréis que bajar hacia el sur, a las costas andaluzas o a los territorios norteafricanos. 

El encontrar este ejemplar en uno de mis cajones "petxineros", me ha evocado mi época de facultad, ese cielo nocturno africano indescriptible y sobre todo a unas islas, las Chafarinas. Junto al amigo Javier y otros colegas que fielmente siguen el blog, iniciamos allí el censo de esta especie, bajo el amparo de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza. Él ha seguido investigando y yo no.

Javier, gran conocedor de la vida y milagros de esta lapa, opina que su nombre vulgar de lapa ferrugínea es bastante inapropiado ya que deriva de su nombre cientifico Patela ferruginea, por sus concreciones que aparecen en su concha y que semejan óxido. La palabra correcta debería ser lapa ferruginosa. Yo me adhiero a la causa.

Si queréis conocer más sobre el tema, Javier dispone de una página de Facebook dedicada a ella y además es el autor de esta entrada de la wikipedia.

Especie protegida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (en peligro de extinción), los anexos II del Convenio de Barcelona, II del Convenio de Berna y IV de la Directiva Hábitats.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Colmillos de minielefante

Foto: V. Aparici
Eso es lo que parecen, pero en realidad son las cochas de unos moluscos muy particulares, los escafopodos.

No son los únicos con este diseño externo ya que los gusanos trompetas (anélidos poliquetos) también coinciden en esta forma como los del género Amphitecna.

Los escafopodos constituyen un grupo menor en cuanto al número de especies que aportan al Tipo Mollusca. Así que os presento a nuestros nuevos miembros del blog: el más pequeño corresponde a Antalis dentalis y el más grande Antalis inaequicostata.

La adaptación al medio ha conseguido un cuerpo simple (ni siquiera tienen branquias) y una mínima cabeza de la que salen unos pequeños tentáculos (captáculos) con la que captura la minúscula comida que acaba triturando con su rádula (lengua dentada). 

Viven semienterrados en los fondos de sustratos blandos con el ápice (parte más estrecha de la concha) sobresaliendo. 


miércoles, 11 de octubre de 2017

Navegando a la deriva

En un trocito de plástico de uno de mis paseos encontré estos polizones:
Foto: V. Aparici
Del grupo de los percebes, estos crustáceos de pocos mm de longitud, són sésiles que significa que viven fijos a un sustrato aunque éste pueda moverse o no.

Todos estos organismos se engloban bajo la palabra Fouling (acumulación no deseada en superficies sólidas de material que merma su eficacia o función).

Esto se aplica en argot náutico cuando, en el casco de un barco, la proliferación de algas, microorganismos y animales con estructura calcárea (tubos de gusanos, bellotas de mar, caracoles, bivalvos, etc.) hace que disminuya la velocidad de navegación y el aumento del gasto en combustible.

Para ello se han diseñado pinturas antifouling que evitan esto, aunque las primeras dieron más problemas que soluciones.

El cobre ha sido el primer antifouling utilizado por los fenicios desde hace 3200 años. Es la armada británica la primera en colocar planchas de cobre protegiendo la madera del casco sumergida, denominada "obra viva", en barcos tan emblemáticos y bebibles como el Cutty Sark.

En el siglo XX aparecen en la última década pinturas con TBT (tributil-estaño). Fue extremadamente efectivo hasta que los biólogos marinos observaron que se cargaba todo lo que estaba vivo, estuviera o no en el casco. Si no que se lo digan a los ostreros franceses de la bahía de Arcachón, que estuvieron al borde de la ruina. El TBT desprendido por las pinturas, causó mortalidad en las larvas y deformaciones en las conchas de las ostras que llegaban a adultas, haciéndolas invendibles.

A principios de este siglo se fueron prohibiendo este tipo de pinturas y el cobre (también contaminante) vuelve a ser utilizado como biocida. Actualmente no existe ninguna pintura antifouling 100% ecológica.

Volviendo a nuestros polizones, si alguien quiere dedicarle algo de tiempo en saber que especie es aquí os dejo una pequeña guía:


Dibujos de Dosima fascicularis y Lepas pectinata de Nilsson-Cantell 1978.L. hilliL. anatifera y L. anserifera de Hayward and Ryland 1990.
Fuente: 
http://species-identification.org

Yo, desde mi humilde ignorancia, me declino por Lepas pectinata.

viernes, 6 de octubre de 2017

De todo corazón

Esta vez estamos ante un molusco bivalvo que si os lo encontráis en este estado, posiblemente no le haríais ni caso.

Foto: V. Aparici
Hay que decir, en honor a la verdad, que este no es su color natural. 

Con el tiempo ha ido perdiendo su periostraco que es una película delgada orgánica que cubre la concha y que fácilmente se degrada a la muerte del animal.

Esa capa le da su color marrón oscuro característico, salvo alrededor de los dos umbos donde al no llegar éste, se quedan blanquecinos.

Se trata del antiguo Isocardia cor que ha sido rebautizado como Glossus humanus.

Quizás penseis de donde se ha sacado estos nombres ya que poco se asemeja a un corazón.

La magia de los bivalvos es que cuando estan vivos son así:

Foto: V. Aparici

jueves, 5 de octubre de 2017

Scaphander lignarius

Hoy toca hablar un poco más de los moluscos, concretamente de un grupo dentro de los gasterópodos, los opistobranquios.

Durante su viaje evolutivo han perdido parte de la torsión espiral de su concha, han disminuido su calcificación e incluso algunos, como las babosas de mar o nudibranquios, la han perdido totalmente.

Foto: V. Aparici
En este caso os presento a Scaphander lignarius, de concha frágil y con bastante apertura que impide que el animal se pueda refugiar en su interior.

Es un gran amante de los fondos arenosos, donde sabe enterrarse muy bien ya que sus presas favoritas (poliquetos, escafopodos, erizos irregulares, foraminíferos, bivalvos, etc.) viven también enterradas.

De todos estos ya hablaremos.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Choquito picudo

Ya dedicamos un post al sepión de la sepia común o Sepia officinalis titulado "De la mar a la jaula".

Pero esta misma semana, en uno de mis paseos por la playa, observé un sepión muy distinto a la de la sepia común.

No era de color blanco, sino rosáceo, más estilizado, acabado en punta (denominada espina) como se indica en la flecha de la foto, y más pequeño.

Foto: V. Aparici

Efectivamente al consultar las "guía de mar" vi que se trataba de la concha interna de otra especie de sepia: el choquito picudo o Sepia orbignyana.

Su nombre vulgar le viene por esa espina de su sepión que sobresale del cuerpo.

Nativa del océano Índico, ha penetrado en nuestro mar por el mar Rojo a través del canal de Suez.

Y para que veáis que no todas las sepias son iguales, os reproduzco las láminas de las dos especies de las que ya hemos hablado en este blog.


Imagen: Cephalopods of the world. FAO

Imagen: Cephalopods of the world. FAO

La fuente:
Jereb, P.; Roper, C.F.E. (eds)
Cephalopods of the world. An annotated and illustrated catalogue of cephalopod species known to date. Volume 1. Chambered nautiluses and sepioids (Nautilidae, Sepiidae, Sepiolidae, Sepiadariidae, Idiosepiidae and Spirulidae). FAO Species Catalogue for Fishery Purposes. No. 4, Vol. 1. Rome, FAO. 2005. 262p. 9 colour plates.


miércoles, 27 de septiembre de 2017

Menuda coña

Esta vez os traigo un par de ejemplares del Atlántico, concretamente de la playa de Punta Umbría (Huelva).

Esta especie se adentra en nuestro mar hasta las costas de Almería de donde son las conchas que recogió para su colección el amigo Pablo.


Foto: V. Aparici

Su nombre "artistico" es Cymbium olla y los marineros andaluces la denominan coña, quizás por su similitud (cuando está viva) a los genitales externos femeninos de nuestra especie. Si os pica la curiosidad podéis buscar, por vuestra cuenta y riesgo, fotos de ejemplares vivos.

Es una especie inconfundible por su ápice en forma de pezón (como estamos hoy).

Sin embargo mi recuerdo inmediato, cada vez que la veo, es esto:


Foto: David Dennis


Se trata del mono narigudo de Borneo que responde al nombre científico de Nasalis larvatus. Para que veáis lo que da de sí la imaginación.
  

lunes, 25 de septiembre de 2017

La más bella

Uno cuando es joven y aficionado a coleccionar conchas, le viene muy bien tener contactos con marineros.

En los años ochenta del siglo pasado, un amigo de mi padre, viendo mi afición a las cosas de la mar, me puso en contacto con un patrón de barco, José Salom, y este me llamó para que fuese a ver lo que me habían guardado de un arrastre.

Esto, desgraciadamente solo ocurrió una vez. Manolo García, el Capitán Columbretes, amigo de mi padre, falleció y se perdió el contacto pesquero.

Si embargo en esa ocasión, en que pude registrar entre el fango del arrastre que los marineros por esta vez no tiraron al mar, me encontré un primer premio, uno de los molusco más bellos, a mi humilde parecer, y raros del Mediterráneo.

Solo tengo este ejemplar y no he vuelto a ver otro. Este es el que comparto con vosotros.

Se trata de Mitra zonata, cuyas especies del mismo género reciben este nombre por su parecido a un gorro o mitra papal.

Foto: V. Aparici
Y por su belleza y rareza ha sido botín de coleccionistas y comerciantes sin escrúpulos. Hoy en día es una especie protegida en los anexos II del Convenio de Barcelona y II del Convenio de Berna.

lunes, 11 de septiembre de 2017

El gran azul

Mi amigo Javier Guallart, el de los retos, se ha dejado convencer y nos ha escrito este post. Espero que lo disfrutéis.

Los temporales nos traen  a la playa restos que nos dicen mucho de lo que en hay en el mar aledaño. En este caso, este pasado fin de semana en la playa de El Saler en Valencia.

Foto: J. Guallart

¿Sólo una pata de cangrejo? Sí. Pero azul y enorme, ¿no crees?

Se trata de una de las pinzas (llamadas quelípedos) de un cangrejo invasor, la jaiba azul (Callinectes sapidus), un “pedazo de cangrejo”. Esta especie de gran tamaño es habitual y abundante en las costas atlánticas americanas. Su presencia en el Mediterráneo no se conocía hasta mediados del pasado siglo, cuando se detectó por primera vez en el mar Adriático. Hace apenas hace unos pocos años, en 2012, se constató su presencia en las costas españolas.

Se la considera no sólo invasora sino, dentro de este grupo de especies, posiblemente una de las más problemáticas: su gran tamaño y voracidad, puede suponer una importante alteración de las redes tróficas de los ecosistemas costeros de la zona. 

Dibujo: Facundo Nehuén López


Pero la especie posiblemente tenga un punto débil: se dice que gastronómicamente es excelente. En este caso la actividad pesquera dirigida a este cangrejo, aunque no consiga su erradicación, sí que pueda llegar a controlar sus poblaciones.

Pero aún nos queda la duda: ¿cómo llegó este quelípedo a la playa? ¿Ya hay depredadores naturales en nuestra zona que se dedican a alimentarse de esta especie?


viernes, 8 de septiembre de 2017

Si me dicen que es un pez no me lo creo

Foto: V. Aparici. Colección de P. Barranco

Aquí tenemos al caballito de mar mediterráneo, que recibe el nombre científico de Hippocampus guttulatus, cuya traducción del griego viene a significar más o menos "caballo monstruo de mar".

Su largo hocico lo diferencia del resto de especies mediterráneas de caballitos de mar.

Es un pez óseo muy modificado. Su aleta caudal se ha modificado y se ha convertido en una cola prensil con la que se sujetan a las algas y plantas marinas. El resto de aletas semejan abanicos por lo que nadar, no nada muy rápido. Su boca se ha transformado en un tubo sin dientes por donde aspira vorazmente el agua que contiene su alimento, el zooplancton.

Como curiosidad es el macho el que incuba, dentro de su cuerpo en una bolsa especial, los huevos fecundados, que le pasa la hembra. Cuando estos eclosionan puede dar a luz más de 350 alevines (crías de pez recién nacidas).

Este ejemplar se encontró así, deshidratado en un playa de Almería. 

Es una especie protegida por CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) debido a la explotación a que han sido sometidos. Todavía se venden deshidratados como decoración o como medicamento de la medicina tradicional china como podréis leer aquí.



miércoles, 30 de agosto de 2017

Trabajos manuales

Los moluscos mediterráneos son por regla general de dimensiones bastante pequeñas. Esto es una ventaja a la hora de almacenarlas en casa, pero una desventaja a la hora de exponerlos.

Hace años ya realicé para el cumpleaños de mi amiga Lurdes una manualidad que consistía en realizar un cuadro con los ejemplares pegados y los nombres científicos. 

En aquellos tiempos, mi presupuesto de estudiante me permitió reciclar una caja de cartón forrada de Aironfix terciopelo negro y como cristal una hoja Din-A4 de transparencias de acetato para fotocopiadora. Pegué algunos ejemplares repetidos de mi pequeña colección con sus "nombres artísticos".

No había vuelto ha hacer alguna pese a las peticiones que recibí.

Hace 6 años realicé una segunda caja para mi compañera y que ahora cuelga  en nuestra casa en la pared de su despacho.

Los materiales han cambiado y ya utilicé un marco con cristal que venden en una tienda de muebles nórdicos y que es de las pocas cosas que venden que no hay que montar.

De fondo usé una foto mía de un amanecer en nuestra queridísima playa del Grau al añadí una cuadrícula y los nombres artísticos de las especies que pegué con cola caliente de silicona y este fue el resultado.

Foto: V. Aparici

Fácil y económico de hacer. ¡A ver si os animáis a mostrar vuestros tesoros!

martes, 29 de agosto de 2017

Otra más del cajón

Foto: V. Aparici. Colección de P. Barranco

Este molusco gasterópodo és común en los ya mentados cajones de morralla. Se suele comer hervido.

Vive en los fondos de arena a partir de 20 m y está catalogado como bastante común, aunque hace años que no me encuentro ningún ejemplar en la playa.

Los ejemplares son de la colección del amigo Pablo y que pronto van a volver a su dueño.

Su antiguo nombre artístico era el musical Sphaeronassa mutabilis pero ahora tenemos que llamarla Tritia mutabilis.

Es una especie antigua que aparece en su forma fósil en yacimientos del quaternario.

Que brillo!!!

Foto: V. Aparici. Colección de P. Barranco

Este molusco bivalvo es inconfundible por su aspecto brillante, como suelo pulido, y responde al nombre científico de Callista chione

Su nombre en castellano es almejón de sangre o almeja malagueña y en catalán-balear-valenciano petxinot de sang o lluenta. Tiene una de las conchas con más brillo del mediterráneo.

Es comestible, aunque puede acumular muchas toxinas en su interior (sobre todo si hay mareas rojas)*. En la comunidad valenciana se consume poco pero, aun así, es más fácil verlas en los mercados de pescado, en alguna caja de morralla**, que en la playa, debido a que prefiere fondos de arenas situados a 200 m de profundidad.

Notas:

*Las mareas rojas se forman por la excesiva proliferación de microalgas tóxicas (del grupo de los dinoflagelados y de las diatomeas)  que al concentrase dan color rojo por su pigmentación. Pero como a veces la especie que lo produce es incolora, es conveniente hablar de Floraciones algales nocivas (FANSs) siempre que tengan toxinas ya que no todas estas proliferaciones algales masivas son tóxicas. Los moluscos microfiltradores acumulan estas toxinas y así pueden pasar a nosotros.

**La morralla es ese cajón de sastre donde venden los animales marinos variados que han salido cantidad insuficiente para llenar un cajón de subasta de una determinada especie. Son utilizados para hacer fumet de pescado o fritura.


domingo, 20 de agosto de 2017

Dos casi iguales y tan distintas

Observad y comparad estos dos objetos:

Foto: V. Aparici
Lo de arriba es la parte de una hoja de palmera que queda en el tronco, al caer la hoja y que produce después los anillos foliares tan característicos del tronco de las palmeras.

Esta estructura aparece en nuestras playas debido a algún fan de "Miami Vice" o de "Lawrence de Arabia", decidió llenar nuestras playas de una especie de palmera exótica la Washintonia robusta, una especie del norte de México de suelos secos pero que no tolera suelos salinos, como es el caso de la arena de playa.

Clamada la indignación, pasamos a observar lo de abajo y que se parece pero no es de una planta.

Es un regalo del amigo Javier que también tiene sus años. Corresponde a una barba de Rorcual común que responde al nombre artístico de Balaenoptera physalus. Este tipo de ballena utiliza las barbas para filtrar el agua y retener en ellos el plancton del que se alimenta (organismos de pequeño tamaño que viven suspendidos en el agua y que no son capaces de vencer corrientes de agua), aunque también come pequeños bancos de peces y calamares.


Rorcual común. Imagen: Asociación Ambar


Veamos los dos objetos desde otro ángulo para apreciar las diferencias:

Foto: V. Aparici
Todas las ballenas con barbas se agrupan dentro del orden Mysticeti. Existen más tipos de ballenas aunque la foto mental que tenemos de una ballena es con barbas. El cachalote, sin embargo, tiene dientes y por ello se sitúa en orden Odontoceti.

El rorcual común es el segundo animal más grande del planeta con sus 27 m de longitud, siendo la ballena azul (Balaenoptera musculus) la campeona con sus 30 m.

Para que podais comparar su tamaño os dejo esta foto de una de las dos mandíbulas inferiores de un rorcual común que se encuentra en el Museo de la Mar del Grau de Castelló.

Foto: V. Aparici
Y un regalillo más para que aclaréis este lío taxonómico:




jueves, 17 de agosto de 2017

Menuda Caretta

Hoy he cogido mi vieja y desvencijada guía de Rupert Riedl y entre sus hojas, junto a unas de las pocas fotos que tengo buceando, he encontrado esto:

Foto: V. Aparici

Se trata de una placa dorsal del caparazón de un tortuga de mar, concretamente de una tortuga boba cuyo nombre científico tampoco desmerece: Caretta caretta.

En una estancia en las Islas Columbretes encontramos, buceando en el cráter volcánico principal que hace de puerto natural, lo que quedaba del cadáver de una tortuga de mar y del caparazón se desprendió esta fina escama que aun conservo desde el verano de 1989.

Esto me da pie al tremendo problema que tenemos para conservar las tortugas y que pasa por nuestra actitud como humanos.

Foto: National Institute of Standards and Technology

Al ser un reptil, necesita respirar aire atmosférico y eso es un problema cuando te quedas atrapado en una red de pesca. Los buceadores lo solucionan con el cuchillo que permite desenredarse de una red o cortar un sedal. Siento informar que ese cuchillo no es para luchar contra los tiburones, pues la piel de tiburón es prácticamente impenetrable con esta práctica herramienta.

A este problema, que ha existido desde que los humanos pescamos, se le añade la enorme presencia de los indestructibles y tóxicos plásticos. Las tortugas encuentran un manjar el comer medusas y un plástico flotando lo parece y se lo comen. O se enredan en él al nadar, o cuando salen a desovar en las playas o cuando las crías que nacen inician su dramática carrera hacia el mar.

A pesar de su protección jurídica muchas e inciertas son las amenazas que acechan a nuestras tortugas marinas.

En la Comunidad Valenciana tiene en el Oceanogràfic cuya Fundación y el Gobierno Valenciano tienen su centro de recuperación de tortugas marinas.

En la página web del Oceanogràfic podéis informaron de cuando se producen las sueltas. Es todo un espectáculo para todos los públicos. la próxima suelta ser en septiembre.

viernes, 28 de julio de 2017

Didáctica del mar y II

Siguiendo el hilo conductor del post anterior, vamos a analizar lo que hay actualmente en el mercado.

Cuando aparece que todo está inventado, se ha editado un libro muy peculiar y que aprovechado los nuevos medios de difusión os dejo el video de presentación. Se trata de Peixe Dias, Maria Ana; Teixeira Do Rosario, Ines y Carvalho, Bernardo P. (2016): Ahí fuera. Guía para descubrir la naturaleza. Geoplaneta. Un libro que no sabría donde colocarlo, en la zona de arte o en la de fauna y flora:




Los siguientes libros llevan aplazando se impresión más de 2 años y desconozco si tratarán el medio marino. Tiene muy buena pinta pero no hay forma de que los editen. Desde la editorial Tundra no me han explicado el problema que tienen.

Hernández, Víctor J. (20??): Mi primer Cuaderno de Campo. Tundra Ediciones.

www.tundraediciones.es


Hernández, Víctor J. (20??): Manual para jóvenes naturalistas. Tundra Ediciones.

www.tundraediciones.es


jueves, 27 de julio de 2017

Didáctica del mar I

Durante esta merecidas vacaciones (no para este blog), he desempolvado aquellos libros que ayudan en el trabajo de campo, más bien de playa, a aquellos que trabajan con niños y adolescentes. 

Como soy perro viejo, casi todos están ya descatalogados, pero gracias a iberlibro.com aun se pueden adquirir alguno.

Algunos son específicos, otros dedican algún capítulo, pero eso sí, por esta vez están en castellano.

Empezamos pues.

Ministerio de Educación y Ciencia (1981): La Enseñanza por el Entorno Ambiental. 
Que voy a decir de un libro de el que nunca me desharía de él. Imprescindible si te dedicas a esto. En la parte playera dedica páginas a perfiles de playa, estudio de mareas, recolección de seres vivos y su conservación, estudio de la arena, observación de dinámica de aguas costeras, etc.



Michael Chinery (1979): Guía practica ilustrada para los amantes de la naturaleza, Blume. 
A pesar de dedicar solo 6 páginas al medio marino, este libro definió en mi infancia lo que quería ser de mayor. De hecho el libro no es mío. Hace años la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón regalaba un libro, el día del libro, al ingresar cierto importe. Este le tocó a mi hermana, pero tal como lo ojeé, decidí adoptarlo y ella ya no lo volvió a ver.



Jiménez Aleixandre, María Pilar (1986): Investigando a la orilla del mar. Colección Vivac nº 8. Teide.
Primera monografía que tuve dedicada al medio marino de una tremenda colección. A pesar que se escribió para el Atlántico español, tiene cosas muy interesantes.




Durrell, Gerald & Durrell, L. (1985): Guia del Naturalista. Blume.
Este libro todavía este en venta en edición de 1999. Nunca me había gastado todos mis ahorros en en libro, pero mereció la pena y hoy en día sigue valiendo lo mismo. El color y las fotografías inundan sus páginas, dejando atrás los dibujos de las anteriores libros.



Por último un trabajo del amigo Javier.
Espluges, J., Guallart, J.; Ros, S.; Sanz, A. Aproximación a un ecosistema litoral. La playa de arena. Caixa Torrent "Obra social" y Centre de Professors de Torrent.
Ahora si, actividades de playa mediterránea que incluye libro de actividades del alumno y libro de ayuda para profesores. Muy interesante.




La Enseñanza por el Entorno Ambiental y Aproximación a un ecosistema litoral. La playa de arena. podéis tenerlos en pdf aquí


domingo, 9 de julio de 2017

Navaja III

Foto: V. Aparici
Estamos ante la tercera especie de navaja presente en el mar Mediteráneo. Aunque se trata de un ejemplar juvenil, podemos ver las diferencias con las otras dos que ya conocemos.

Efectivamente los márgenes anterior e inferior de la concha están redondeados y no rectos como el el resto de las otras especies de navajas de mar. Se trata de Pharus legumen.

Su segundo nombre parece ser que le viene por su similitud con la vaina de las plantas leguminosas.

viernes, 7 de julio de 2017

Mactra

Foto: V. Aparici

Estamos ante las conchas de un otro molusco bivalvo muy común en las playas de arena mediterráneas.

Muy variable en color que va desde el blanco al violeta, pasando por el marrón. 

Se asemeja al Glycymeris (al que ya dedicamos el último post), pero cuando los analizamos vemos 2 diferencias clave para distinguirlos:

1. La concha es muchísimo más delgada que la del Glycymeris.

2. En la charnela solo vemos dos dientes y el Glycymeris presenta varios.

Bueno, una vez diferenciado solo queda "bautizarlo". Se trata de Mactra stultorum.

Seguro que tenéis alguna por casa.

sábado, 1 de julio de 2017

Glycymeris


Foto: V. Aparici


No hay playa de arena en que no aparezcan estas conchas. 

Normalmente, cuando no está tan erosionada, presenta colores más vivos que este ejemplar.

Su gruesa concha presenta tonos marrones y presenta una charnela con muchos dientes y costillas poco marcadas.

Seguro que habéis recolectado alguna valva suelta en vuestros paseos playeros. Se trata de Glycymeris bimaculata o quizás Glycymeris glycymeris.

sábado, 17 de junio de 2017

Arquitectura natural


A veces la naturaleza nos descubre sus secretos. La erosión por fricción de arena y golpes de oleaje y cantos rodados, ha dejado al descubierto el interior de un molusco gasterópodo y se aprecia la columna central perfectamente helicoidal que recibe el nombre de columnella o columnilla.

A partir de una protoconcha, que muchos conservan en estado adulto, este animal fue desarrollando su concha en espiral, creciendo y creciendo hasta su tamaño adulto.
Foto: V. Aparici

Cada especie gira hacia un determinado lado. La mayoría abren su apertura hacia la derecha (dextrógiras) y una minoría hacia la izquierda (levógiras). La cosa se complica cuando dentro de una especie aparecen ejemplares que lo hacen al contrario que el resto y que constituyen verdaderas rarezas.

Para los aficionados a las matemáticas, el diseño espiral de la concha de un molusco cumple la sección áurea. El mejor ejemplo la concha del molusco cefalópodo Nautilus pomplilius.


Imagen: Roberta Conti