Buscar este blog

martes, 23 de agosto de 2016

Un domingo cualquiera de agosto

Foto: V. Aparici

Te levantas un domingo nublado de agosto, decides dar un paseo sin deshidratarte y de repente te encuentras con arribazones de esas "algas" que molestan a los bañistas.

Y el que escribe estas líneas solo con la cámara de móvil, así que perdonad la calidad de estas fotografías.

Como no voy a ponerme disertar para acabar de discutir con los bañistas sobre que es lo que están viendo, he decidido contarlo aquí.

De nuevo lo tenemos delante no es un alga, tenemos otra plantita más pequeñita que la Posidonia oceanica (las hojas son la mitad de anchas) es la Cymodocea nodosa que también suele formar praderas submarinas (más bien céspedes) junto con otras plantas y alguna alga como la Caulerpa prolifera de la que ya le dedicaremos un post.

Foto: V. Aparici

lunes, 22 de agosto de 2016

Posidonia


Foto: V. Aparici
Bueno aquí la tenemos, un trozo casi completo de la planta submarina Posidonia oceanica de la que ya conocemos sus "pelotas".

Conocida como también como "alga dels vidriers", tuvo importancia comercial al ser recogida para el transporte de materiales delicados como el vidrio y todavía conserva ese nombre a pesar de que no es un alga.

Esta planta es muy importante tanto para la vida marina, las pesquerías y la mejor opción contra la erosión marina.

Su rizoma (la parte de los pelillos) atrapa la arena y evita que el mar destruya las playas creando autenticas barreras anti-erosión a modo de arrecifes.

Gracias a la artista y amiga Lledó Queral, podéis ver un esquema con la planta entera (bajo estas líneas) con sus hojas, rizomas, raíces y flor. Supongo que esperabais una flor impresionante, pero las flores vistosas lo son porque atraen a los insectos polinizadores, y de esos no hay muchos bajo el mar.
Dibujo: Lledó Queral

Sus hojas verdes oxigenan el agua, frenan el oleaje y proporcionan alimento, protección, fijación y zonas de reproducción y cría, a muchísimos organismos marinos. No es de extrañar que le denomine "el bosque sumergido".

Al ser plantas, necesitan la luz para realizar la fotosíntesis y el aumento de la turbidez del agua (por vertidos, dragados y otras actividades humanas), disminuye la penetración de la luz solar y esto acorta la profundidad máxima en la que puede vivir. 

Por otro lado pesca de arrastre llevada de manera ilegal e irresponsable por unos pocos y el fondeo de embarcaciones de recreo con ancla, la han hecho desaparecer de mucha de nuestras playas.

Así que alegraros cuando aparecen restos en la playa ya que esto indica la buena salud del agua y que a poca profundidad hay uno de los ecosistemas más productivos del mar Mediterráneo.
Márgen de una pardera con un "muerto" que facilita el atraque sin usar ancla. Foto J. Sánchez bajo licencia
Si queréis saber más aquí tenéis este libro divulgativo Posidonia, la joya del Mediterráneo

sábado, 20 de agosto de 2016

La barrena

Foto: V. Aparici
Retornando el tema de los moluscos perforadores aquí tenéis a Pholas Dactylus.


Este animal es capaz de perforar desde sedimento compacto hasta rocas calcáreas. Y lo hace con su potente musculatura que mueve sus dos conchas peculiares (bilvalvo es), cuyos extraños dibujos permiten erosionar la roca. 

Una vez metido saca los sifones al exterior de la galería (la concha cerrada lo permite) alimentándose de partículas en suspensión (plancton) y obteniendo el oxígeno disuelto en el agua.

Al igual que el dátil de mar ha sido capturado como delicatessen. Su captura conllevaba la destrucción de la roca donde se incrustaba, afectando al medio marino y al resto de especies que vivían sobre ella.

Por ello también es una especie protegida en los anexos II del Convenio de Barcelona y del Convenio de Berna.

!Y es luminiscente!

martes, 2 de agosto de 2016

El terror de los navíos

Foto: V. Aparici


Lo que veis es una madera perforada con agujeros y galerías.

El causante de este intrincado laberinto es un molusco bivalvo xilófago (vamos que come madera) llamado Teredo navalis.

La evolución ha llevado a este animal a adoptar una forma vermiforme (léase forma de gusano), y ha adquirido un potente aparado barrenador.

Segrega, alrededor de la galeria, una tubo calcáreo que le sirve de conexión con el exterior y que la refuerza, al igual que hacen los mineros, para contrarrestar el deterioro de la madera que el mismo causa.

Su nombre común es "broma" ("corc marí" en valenciano) y como veréis no es nada apropiado.

Su afición a excavar en la madera ha sido la plaga de navíos, llegando a hundir más barcos que la piratería, las tempestades y las batallas navales juntas. Solo hay que ver el nombre científico que le dio nuestro conocido Linné.

Hoy en día, el acero, la fibra de vidrio y las pinturas náuticas han dejado su fama de malote para la historia, por lo que sobrevive en los maderos y troncos de árboles flotantes que circulan por el mar.
 

lunes, 1 de agosto de 2016

Las porcelanas

En estos meses de verano, los arribazones son eliminados por las denominadas "limpiezas de playas" que se encargan de dejar una playa plana y sin algas, destruyendo incluso los bermas o escalones formados por el oleaje.

Así que lo único que podemos encontrar son conchas de moluscos, colillas y latas de bebida.

Hasta que la gente se canse de playa y podamos ir a buscar tesoros, hablaremos de moluscos con concha.

Foto: V. Aparici

Las porcelanas son moluscos gasterópodos con una concha muy brillante y esto ha sido su perdición. Objeto de deseo de coleccionistas, algunas especies se han colocado en las listas de especies en peligro de extinción.

La especie que os presento es Lurida lurida, la representante mediterránea de mayor tamaño de las porcelanas. 

Como veréis, su tamaño, tampoco es para echar cohetes. 

Aun así es una especie protegida en los anexos II del Convenio de Barcelona y del Convenio de Berna.

Es una especie rara de encontrar en los arribazones. Solo la he visto 2 veces, incluso el ejemplar de la fotografía la vio mi mujer antes que yo.